domingo, 11 de febrero de 2007

España abre camino con este reconocimiento






Antoni Ruiz Presidente de la Asociación de Ex-Presos Sociales
«España abre camino con este reconocimiento»
ARACELY R. ROBUSTILLO/BADAJOZ

Antoni Ruiz valora positivamente las posibles indemnizaciones económicas a los homosexuales represaliados por el franquismo De aprobarse la medida, España se convertiría en el primer país del mundo en indemnizar económicamente a un colectivo represaliado durante una determinada época histórica por su condición sexual. Antoni Ruíz, presidente de la Asociación de Ex presos Sociales, asegura contar con el compromiso del PSOE para que así sea y en un plazo de dos meses, a través de un Real Decreto.Este valenciano, que estuvo preso en la cárcel de peligrosidad social de Badajoz por su orientación sexual en el año 1976 verá así cumplido el sueño que ha perseguido desde que recobrara su libertad: «La recuperación de la memoria histórica de los homosexuales encarcelados durante esa época y el resarcimiento moral de los que sufrieron la aplicación de leyes injustas y dictatoriales».

-¿Cómo se ha llegado hasta este logro buscado durante tanto tiempo por ustedes desde la Asociación de Ex presos Sociales?

-Con el trabajo de muchos años y el apoyo de varios grupos parlamentarios. El Gobierno y el ministerio de Justicia estaban al día de nuestras peticiones. Todos estábamos de acuerdo en que debíamos llegar a una solución, que es esta.-

-¿Quién ha sido la persona que ha servido de enlace entre el Gobierno y ustedes?

-Se podría decir que ha sido Pedro Zerolo, que es un gran amigo mío. Esta batalla la hemos peleado juntos y nos hemos echado muchas broncas mutuamente. Lo bonito de esta historia es el reconocimiento por parte del Estado a esos 4.000 homosexuales represaliados. España se convierte en el primer país del mundo en hacerlo y vuelve a abrir camino. No existe ningún precedente anterior.

-¿Ha tenido algo que ver en este avance el congreso 'Represión Franquista de la Homosexualidad', celebrado en Badajoz hace poco?

-Ese ha sido un granito más a la hora de construir esta 'pared'. Granito a granito, lo hemos conseguido. Estuvimos encantados de participar en él por su carácter pionero y por su ubicación, en la que había sido la cárcel de peligrosidad social de Badajoz, fueron momentos muy especiales.

-Según sus datos fueron 4.000 los homosexuales represaliados por el franquismo, de los cuales sólo un centenar sigue vivo, ¿han pensado en darles la indemnización a las familias de los que ya no están?

-Esa es una cuestión muy compleja que no está en nuestras manos resolver.

Hay que tener en cuenta que muchos de ellos fueron rechazados por sus mismas familias por su condición sexual, otros, ni siquiera habían hablado del tema con sus seres queridos, de manera que no tendría mucho sentido darles ahora una indemnización. Insisto en que más que la indemnización económica hay que valorar este reconocimiento como una cuestión de justicia y de recuperación de la memoria histórica de los homosexuales. -¿Sabe si entre el centenar de supervivientes hay algún extremeño?-Cuando yo estuve en la cárcel de Badajoz conocí a alguno, pero no deben seguir vivos, porque no me consta que haya ningún extremeño entre los 'supervivientes'.

-¿Qué opinión le merece el hecho de que desde el Gobierno se descarte incluir esta cuestión en el marco del proyecto de 'Ley de la Memoria Histórica'?

-La cuestión es que nuestro colectivo está recuperando su propia memoria, y el reconocimiento social que ello supone. Me consta, de todas formas, que se nos va a mencionar dentro de la Ley de Memoria Histórica. Tenemos muy claro además que nuestro papel está al lado, e inseparablemente unido, al de todas aquellas personas que sufrieron cualquier tipo de represión en la España de aquellos años. Todos somos las víctimas olvidadas de una época cruel.

-Se prevé que las indemnizaciones estén aprobadas en unos dos meses, ¿lo ve usted tan cerca?

-Existe un compromiso por parte del Gobierno y un deseo por parte de la Asociación de Ex presos Sociales para que así sea, pero habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los hechos. En cualquier caso, este es un paso adelante porque supone nuestro derecho a las indemnizaciones económicas que otros ciudadanos disfrutaron en su momento, junto a indultos y amnistías, que mis compañeros y yo no disfrutamos. -La pensión mensual ha sido establecida en unos 800 euros y además, habrá una compensación simbólica de unos 12.000 euros,

-¿le parecen cantidades justas?

-En cualquier caso, es lo mínimo para saldar una deuda histórica. Hay que tener en cuenta que muchos de los homosexuales represaliados no cotizaron lo suficiente para obtener una pensión de jubilación, dado que sus expedientes policiales les impedían acceder al mercado de trabajo y en la actualidad cobran una pensión no contributiva.

-¿Cuáles son las condiciones que han de reunir los homosexuales represaliados para ser beneficiarios de esa indemnización?

-El Ministerio de Justicia tendría que comprobar la existencia de un expediente que acredite su paso por las comisarías y celdas del franquismo.